viernes, 25 de octubre de 2013

¡Ya están aquí! VI JORNADAS FOTODOC


Estamos ultimando los detalles de las Jornadas Fotodoc, que el próximo 12 de diciembre celebrarán su VI edición. Como viene siendo habitual, el programa ofrece una panorámica multidisciplinar con la documentación fotográfica como protagonista. 

Una de las propuestas  el próximo encuentro es “La fotografía como creación”, tema que abordará Luis Castelo y que da título a esta edición, a la que se sumarán temas tan interesantes como el plagio en la fotografía, tratamiento y difusión de fondos y colecciones fotográficas, la fotografía en las artes escénicas, fotoperiodismo y la presentación del libro Madrid, Crónica de un cambio, del fotógrafo Gabriel Carvajal.

En esta ocasión contaremos con profesionales y especialistas como Rosa Villalón y Raquel Ibáñez (CSIC), Antonio Cabello (Revista Af.es), José Manuel Bernardo Nieto (Asociación de la Prensa), Luis Castelo (Facultad de Bellas Artes), Alberto Cabello (Abogado), Federico Ayala y Luis Vega (Diario ABC), Gabriel Carvajal (fotógrafo) y Almudena Sánchez (Editorial Temporae). Nuestro más sincero agradecimiento a todos ellos, que han aceptado de forma generosa y desinteresada nuestra invitación y han hecho posible un programa sumamente atractivo, en forma y contenido. El cartel de las Jornadas está en proceso, pero en unos días lo pondremos en circulación.

Alumnos, profesionales, investigadores e interesados en la documentación fotográfica, anotad en vuestra agenda la cita con las Fotodoc el próximo 12 de diciembre ¡Estáis todos invitados!


Lugar: Sala de Conferencias. Facultad de Ciencias de la Documentación (UCM).Santísima Trinidad, 37. 

             


viernes, 16 de agosto de 2013

Rafael Sanz Lobato (Fotografías 1960-2008)

Pasión por documentar en el más amplio sentido. Documentar y alimentar el espíritu, esas fueron -son- las intenciones de Sanz Lobato. En el audiovisual de López Linares y López Mondéjar lo manifiesta claramente. Su obra, expuesta en la Academia de Bellas Artes de Madrid, es conmovedora en varios sentidos. Primero porque muestra la creación de un autor entregado a su pasión, después por los contenidos de las imágenes.
La espontaneidad, la verdad con que lo cuenta, son dos de sus grandezas. Destacaré la composición, ya demostrada en la obra documental antes que en los retratos o en los bodegones. Me quedo con la foto del campo de fútbol de Carabaña, con ese escenario invernal de los sesenta donde en el descanso se rifaban muñecos de plásticos y cajetillas de tabaco o cigarrillos sueltos. Era aquella España la de los miedos de la religión y la de las miserias.
San Lobato (Sevilla, 1932) ha sido premiado con la Medalla de Oro de las Bellas Artes en 2004 y el Nacional de Fotografía del Ministerio de Cultura (2011).

jueves, 1 de agosto de 2013

Publicación del libro Documentación fotográfica

La Universidad Oberta acaba de publicar nuevos títulos en su colección El Profesional de la información.
Lecturas para elegir en verano sobre:

15. El film researcher, por Iris López de Solís
16. Preservación digital, por Miguel Térmens
17. Gestión de contenidos, por Ricardo Eíto Brun
18. Documentación fotográfica, por Juan Miguel Sánchez Vigil y Antonia Salvador Benítez
 


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 








La invención de la fotografía revolucionó la sociedad. De la idealización se pasó a la realidad y el impacto social fue extraordinario. La verdad se hizo palpable a través de la imagen y comenzaron a generarse millones de documentos para dejar constancia de los hechos.
Desde que el adjetivo digital acompaña al término fotografía, se hace necesaria una redefinición: ¿Soportes? ¿Contenido? ¿Emulsión? ¿Fichero? Digamos que es –siempre lo ha sido- un documento, un mensaje sobre un soporte. Susan Sontag le denominó “artefacto” (hecho con arte), eligiendo un sinónimo sonoro e impecable.
Esos cientos de millones de artefactos que se conservan en empresas, archivos, bibliotecas, museos y centros de documentación, y que se difunden cada segundo a través de las redes sociales son susceptibles de ser gestionados para su rentabilidad cultural y económica, y éste es el reto de los documentalistas gráficos.
Las claves (casi todas) en las páginas de este libro. Pasen y vean.

domingo, 23 de junio de 2013

Capicúa (222). Sexta entrega de af.es


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


Capicúa. La sexta entrega de af.es es capicúa en cuanto al número de páginas (222), y es también viceversa en cuanto que todas y cada una de las aportaciones podrían alterar el orden de publicación para figurar en primer lugar. Una vez más Antonio Cabello asume el riesgo y genera más páginas, más información, más “Fotografía”. Me comentaba el director de la publicación en una conversación de urgencia que todavía recorre los despachos de entidades públicas explicando los valores de la fotografía… (En esta batalla lleva muchos años y seguramente morirá -con perdón- con las botas puestas).
Optamos en esta ocasión por incluir el índice de contenidos que figura mas abajo, y no por ello dejaremos de significar algunas cuestiones, por ejemplo la recuperación de la clásica Arte Fotográfico del encuentro entre Oriol Maspons y Robert Doisneau en París hace ya muchos años, o las confidencias de Ramón Masats, uno de los mitos de la foto española que comenta no ser consciente de “que estaba retratando una época” y de estar preparando una recopilación de sus “ironías a través de la imagen”.
En “Mirar para ver”, Cabello nos enseña a leer las fotografías desde una imagen de Walter Astrada; y Alberto Cabello se adentra en los derechos de autor, un tema controvertido y sobre el que conviene estar atentos. Atención también al texto de Lerena sobre la foto de acción, donde nos advierte sobre las tarjetas, otro de los asuntos de importancia y que deben pasar del segundo a primer plano, así como sus “fotos imposibles”, sobre las que guardo el secreto porque merece la pena descubrirlo.
De los álbumes de moda nos habla (es una metáfora) José Luis Guardía, y la parte histórica es para la Agrupació Fotogràfica d´Igualada, en activo desde 1930 y por tanto con mucho que contar sobre su trayectoria. Hay más, como verán en el índice que añado, incluso recomendaciones para fotos de verano.
Los portafolios son diversos y de impacto, con visiones para todos los gustos.  Déjenme que les recomiende la visión de Chernobyl por Aitor Ruiz de Angulo. Sé que quien abra la revista en la pantalla del ordenador encontrará otras muchas joyas, pero es que esa fotografía de los coches eléctricos (coches de choque, decíamos en mi barrio cuando yo era chaval) define el tiempo con carácter universal, incluyendo todas las infancias: la tuya, la suya, la mía.
…Y es que la fotografía no es otra cosa que “la experiencia vital de los pronombres” (no se lo tomen en serio, es solo una digresión en el discurso por culpa de los calores).  
 
Portafolios
Berta Vicente
Aitor Ruiz Angulo
Guillermo Perea Piñeiro
Araceli Adeva
Toni Lozano
López Moral
Santos Román
Rebeca Saray

Entrevista
Ramón Masats

Ensayos
Tal como fuimos (Robert Doisneau)
Mirar para ver (Antonio Cabello)
Luz Natural (Rafael Rojas)
Normas y leyes (Alberto Cabello)
Foto Profesional (Víctor Lerena)
Fotoglosario (Javier Galue)
SmartPhoto (Antonio Cabello)
PhotoPills (Rafael Pons)
Cara y cruz (Daniel Caballo)
Fotos Imposibles (Víctor Lerena)
Gran Angular (José Luis Guardia)
Documentación (Juan Miguel Sánchez Vigil)
Fotografía Aplicada (Antonio Cabello)
Punto de Vista (Diego Caballo)
Procedimientos (Cándido Fullaondo)

Agrupaciones
Agrupación Fotográfica de Igualada

lunes, 13 de mayo de 2013

Artículo: El viaje de la basura al museo


Artículo de Elsa Fernández-Santos, publicado en El País, el 12 de mayo de 2013 (

En su famoso ensayo La cámara lúcida, Roland Barthes apuntaba que toda fotografía encierra una fatalidad —“repite de manera mecánica lo que nunca más podrá repetirse existencialmente”— y un impulso casi religioso: “La fotografía tiene algo de resurrección”. Barthes llegó aún más lejos al afirmar que la fotografía es la manera en la que nuestro tiempo asume la muerte. Esta espiral metafísica quizá explique la creciente fascinación por la fotografía anónima y popular, un baile de espectros que está haciendo proliferar el rescate —algunos directamente del cubo de la basura— de archivos desconocidos.
“La fotografía popular, más que ninguna otra, nos pone en contacto con el pasado y con la memoria”, señala el historiador y académico Publio López Mondéjar. “La gente se ha cansado de la fotografía vanidosa, de mirar lo que no entiende, y busca el relato que ofrece la fotografía que no se olvidó de la fotografía, la que era y es, ni más ni menos, que un sencillo documento”.
 on las historias de Santos Yubero, Ramón Masats, Jordi Olivé... Es la de Piedad Isla, que se pasó la vida recorriendo, con su bicicleta primero y su moto después, los pueblos de la montaña palentina con una cámara de fotos como único equipaje. Captó miles de instantáneas cotidianas de la España de los cincuenta y sesenta mientras se ganaba la vida con fotos de carné, de bodas y bautizos. Isla no quería seguir ninguno de los caminos que la retrógrada sociedad española permitía a las mujeres de su época. Ni casarse, ni coser, ni vestir santos, ella quiso buscar su propio camino. “Había leyes que prohibían a las mujeres hacer muchas cosas, pero ninguna decía que una mujer no pudiese ser fotógrafa. Así que yo decidí serlo”, dijo poco antes de su muerte en una entrevista que recoge La voz de la imagen, proyecto documental de López Mondéjar y José Luis López Linares, que recupera el testimonio de estos fotógrafos de oficio.
El legado de Isla ofrece una singular panorámica de costureras, agricultores, pastores, funerales, matanzas y fiestas. Como ocurre con la obra del gallego Virxilio Vieitez, cuya exposición en la Fundación Telefónica de Madrid se ha convertido en todo un hito (90.000 vistas) para el centro. O con la misteriosa Vivian Maier, la niñera que dedicó su vida en secreto a la fotografía, y cuyo archivo (rescatado por un veinteañero en una subasta local de Chicago) nos devuelve de manera insospechada a los niños, mujeres, ancianos e indigentes de las calles del Nueva York y Chicago de los cincuenta y sesenta. “Ellos son cautivadores porque fueron fotógrafos humildes, sin pretensiones, es ese encanto lo que resurge ahora con más fuerza que nunca. Yo jamás cambiaría una fotografía de Cindy Sherman por una de Vieitez. Sherman solo es testigo de sí misma. Es decir, lo contrario a lo que debería ser un fotógrafo”, afirma Mondéjar.
El descubrimiento de tesoros en archivos desconocidos mueve desde hace años al coleccionista estadounidense Robert Flynn Johnson, que en su libro Anónimos (2004) describe el poder de las imágenes de autores sin nombre. Un arte accidental que él defiende frente a los que opinan que sin credenciales de autoría y contexto no hay obras maestras. Para él, hay millones de fotos esperando ser “descubiertas y transmutadas: de basura a tesoro visual”.
Más escéptica, la española Lola Garrido, experta en fotografía y dueña de una de las mejores colecciones de España, cree que los tesoros solo son un espejismo. “Todos queremos encontrar una mina de oro, pero yo sinceramente creo que ningún gran fotógrafo es desconocido. La historia de Vivian Maier es un caso aislado, la excepción de una historia preciosa. Pero la mayoría de los descubrimientos se quedan en nada”.
Rescates sospechosos para el fotógrafo Jorge Ribalta, que comisarió en el Reina Sofía la celebrada exposición El movimiento de la fotografía obrera. Hacia una historia política del origen de la modernidad fotográfica. Para Ribalta, la recuperación de archivos de fotógrafos muertos plantea además un problema de fondo insalvable: “Un autor es el que selecciona e interpreta los negativos de su archivo. Vieitez no es un autor, es la operación, como mínimo discutible, de un comisario o un historiador que interpreta su trabajo. Parece una tontería, pero no lo es, porque con cualquier archivo de negativos se puede construir una obra maestra. Desde un punto de vista historiográfico me plantea un problema de rigor. La función del autor es hacer su propia selección y si no la hace él nadie más la puede hacer”. Para Ribalta, “monumentalizar” estas figuras es un ejercicio de fetichismo que en lugar de cumplir con la promesa de la modernidad de democratizar la creación logra “paradójicamente” lo contrario. “La historia de la fotografía no es la historia de las imágenes, sino de la vida pública de esas imágenes en su tiempo”, concluye.
 El fotógrafo Walker Evans afirmó que la buena fotografía “es y debe ser literatura” y López Mondejar lo suscribe: “Es algo que los expertos han olvidado. La fotografía de Virxilio Vieitez de una anciana posando con su radio no es una casualidad, es una historia: la de una madre que le manda una fotografía a su hijo junto al nuevo aparato de la casa. Nada más sencillo que eso. Solo queremos saber, lo necesitamos frente a tantas injurias, la verdad del tiempo de nuestros padres y abuelos. Y la fotografía, aunque puede mentir, es la menos embustera”. La eterna necesidad de creer en lo que se ve. “A la gente le gusta reconocer y reconocerse, disfruta más”, puntualiza Lola Garrido. “Se ven en un pasado que no han vivido, pero que les encanta. La atracción por la nostalgia. El gran público siempre preferirá reconocerse en otra época que ser contemporáneo, que resulta demasiado difícil”.

miércoles, 8 de mayo de 2013

Doscientas páginas de fotografía: af.es nº 5



Juan Miguel Sánchez Vigil



Como el perfume de Chanel, el número 5 de af.es es pura esencia. Doscientas (200) páginas de fotografía, por la fotografía y para la fotografía. Af.es, con tan solo cinco números es ya un referente universal, el escaparate para los profesionales y el manual para los aprendices (preciosa palabra sustituida por el ambiguo  término becario). He aquí los contenidos: 9 portafolios 9; 13 ensayos 13, y la entrevista al Premio Nacional Eugenio Forcano. Dicho así, en un par de líneas, todo parece sencillo, pero preparar 9 portafolios supone tener la cabeza bien amueblada, para eso y para combinar los distintos temas que conforman el caleidoscopio: técnica, historia, documentación, entrevistas, derechos…
Vamos por partes. En “Tal como fuimos” se recuperan los textos que escribió Gabriel Cualladó para la revista Arte Fotográfico en 1957, y también de carácter histórico es el espacio dedicado a la Agrupación Fotográfica Valenciana (Agfoval), creada en 1946. En la sección “Mirándolo bien”, Antonio Cabello disecciona una fotografía de Dani Pozo de las que nos tocan la fibra, un impecable estudio en el que continua sus lecciones sobre lecturas de la imagen. El Derecho es un tema candente. Lo trata Alberto Cabello (cuya intervención en las V Jornadas Fotodoc en la Facultad de Ciencias de la Documentación de la UCM fue todo un éxito) poniendo el dedo en la llaga al explicar la Ley y hacer un estudio de casos. Cuestión esta harto desconocida y de la que todo el mundo habla sin apenas conocimiento.
La “Cara y Cruz” la pone Daniel Caballo con el análisis de las fotos para el dolor de aquel 11M en la que una foto de Pablo Torres Guerrero fue manipulada por el prestigioso diario The Times.
 La entrevista de Antonio Cabello al flamante Premio Nacional de Fotografía Eugenio Forcano nos muestra a un autor entregado a documentar su existencia, a recuperar todo lo vivido para dejar constancia de ello: “para mi el reportaje es vital, la historia se escribe con imágenes”. Cabello descubre la sensibilidad del personaje y recorre el camino seguido desde que compró su primera cámara.
La técnica tiene varias miradas. La de Víctor Lerena sobre trípodes y  monopiés, esos artilugios que los fotógrafos llevan como apéndice de la cámara y que resuelve problemas como los ejemplos elegidos para el texto. Javier Águeda analiza las excelencias de la cámara Nex-6  en el artículo: “¡Si quiero! Fotografiar a distancia”. José Luis Guardia Vázquez nos enseña a fotografiar en exteriores,  Antonio Cabello trata sobre el color (funciones, simbolismo y dimensiones) y Pablo Barceló hace su tercera entrega sobre la técnica del bromóleo. Completa este grupo el “Fotoglosario” de Javier Galue con términos de la fotografía publicitaria (en especial los tipos de plano).
Y en un punto y aparte Diego Caballo Ardila nos despide del gran fotoperiodista Enrique Meneses, en un emotivo y romántico texto que desvela la personalidad humilde y generosa de aquel hombre cuyos archivos ordenó el periodista Israel Cuchillo y a quién hizo bloguero nuestra querida Rosa Jiménez Cano (Alicia en el país de las redes). Descansa en paz amigo Enrique.
De los portafolios copio los autores y títulos, y esta vez no me mojo. Aquí recomiendo que pasen y vean, que recreen la vista, que acaricien la pantalla cuando la foto se lo pida. Estos son los grandes que Chanel (af.es) nº 5 ha seleccionado para ustedes:

García Marina: Baladas gráficas
Álvaro del Val Tobalina: El agua que fluye
Ángel Almendros: Cuerpos copiados
Ignacio Llamas: Cercar al silencio
David Inclán: Metáforas visuales
Pablo Iglesias: Modos de ver
Raúl Urbina: Impronta personal
Óscar Ferreira: La paradoja arquetípica
Alberto Espinosa: Formas nebulosas

viernes, 26 de abril de 2013

V Jornadas Fotodoc


El próximo martes día 7 de mayo se celebrarán las V Jornadas Fotodoc (Fotografía y Documentación).
Con el título Vertidos urgentes, tomado del fotopoemario sobre el que disertará Alicia Arias Coello, ponemos en marcha las V Jornadas junto a las Jornadas Seri (Seminario Español de Recuperación de Información), que dirige Juan Antonio Martínez Comeche.
El programa, como es habitual, comprende diversos aspectos, desde los fondos y colecciones hasta la aplicación y uso de la fotografía. Se trata también el tema de la recuperación de la imagen (ver programa adjunto).
Agradecemos la desinteresada y generosa colaboración de todos los participantes, y damos la bienvenida al profesor de la Universidad de Brasilia, André Porto Ancona, quien ha tenido la deferencia de impartir una conferencia magistral dentro de las Jornadas.
Aunque las Jornadas tienen como princpiales destinatarios a los alumnos universitarios, están abiertas a todos los profesionales, estudiosos e investigadores que deseen asistir ( nuestro agradecimiento también por ello. Por tanto no es necearia la preinscripción y la entrada es libre).
¡Pasen y vean!